Connect with us

Opinión

8 años de AJ Styles en WWE

Published

on

WWE

No se puede hablar de los mejores luchadores profesionales de la historia sin meter a colación a AJ Styles. Llegó a WWE un día como hoy. 24 de enero pero de 2016. Desde ese momento cimentaría una historia digna de un libro best-seller. Un espécimen único que no se ve en la lucha libre muy seguido. Una leyenda que trascendería en la historia de las principales compañías a nivel mundial.

El nacimiento de una leyenda

Si nos remontamos a sus inicios, debemos viajar a 1999. Su debut profesional fue en National Championship Wrestling. Bajo el nombre de Mr. Olympia, fue derrotado por Michael Brooks. Pasó un poco desapercibido hasta su llegada a WCW. Ya bajo el nombre de AJ Styles, participó en el torneo para coronar a los primeros (y últimos) campeones cruceros por pareja. Hizo equipo con Paris pero fueron derrotados en primera ronda.

Aunque muchos crean que el debut de Styles en WWE fue en 2016, nada más lejos de la realidad. En realidad, su primera aparición en WWE fue en 2002. Rico Constantino lo derrotó en una de las pocas luchas televisadas que tuvo por esos años.

AJ Styles antes de su lucha contra Gregory Helms. 2002. Foto cortesía de WWE.

El paso de AJ Styles por TNA, ROH y NJPW

Llegó a TNA donde construiría su prolífica carrera desde 2002. Actualmente se lo recuerda como uno de los pilares fundamentales en el crecimiento de la empresa de Jeff Jarret. Fue cinco veces campeón mundial y seis veces campeón de la división X. Su feudo ante Christopher Daniels en 2006 es revisitado como uno de los mejores de la década de los 2000. En 2013 dejó la compañía luego de no llegar a un acuerdo en su contrato.

AJ Styles como campeón mundial de TNA. 2005. Foto cortesía de TNA Wrestling.

En 2014 llega a Ring Of Honor. Aunque no consiguió el campeonato mundial, se coronó una vez como campeón pure wrestling (de hecho, es el campeón inaugural). También llevó el campeonato mundial en parejas de ROH por una ocasión junto a Amazing Reed. El mismo año llegaría a NJPW. Lugar donde su leyenda como luchador independiente se terminaría de forjar. Ganó el campeonato mundial pesado IWGP dos veces. Lideró el famoso stable conocido hasta nuestros días como Bullet Club. Su lucha más recordada es ante Shinsuke Nakamura en Wrestle Kingdom 10 el 4 de enero de 2016. El Bullet Club lo traicionó y dejó la compañía el mismo mes.

AJ Styles y Shinsuke Nakamura luego de su lucha en Wrestle Kingdom 10. 2016. Foto cortesía de NJPW.

Llegada de AJ Styles a WWE

El contexto de WWE iba cambiando a inicios de 2016. NXT iba poco a poco convirtiéndose en el lugar predilecto para grandes exponentes de la lucha independiente con ganas de un espacio en WWE. El 6 de enero, Nakamura confirmó que llegaría a la compañía McMahon. Los rumores eran muy fuertes. Prácticamente era un hecho que AJ Styles también arribaría a WWE en enero de 2016.

Lo que cabía preguntarse en ese momento era ¿Llegará primero a NXT? Varias estrellas ya consagradas fuera de WWE llegaron primero a hacerse un nombre en NXT. Finn Bálor (Prince Devitt), Samoa Joe, Austin Aries, Apollo Crews (Uhaa Nation), Asuka (KANA), Hideo Itami (KENTA), Kevin Owens (Kevin Steen), Sami Zayn (El Generico), Adrian Neville (PAC), etc., son solo algunos ejemplos. En la terna se podía añadir a Shinsuke Nakamura quien haría oficial su llegada a NXT a finales de enero.

Nakamura luego de su lucha debut ante Sami Zayn en NXT TakeOver: Dallas. 2016. Foto cortesía de WWE.

Muchos fanáticos recriminaban la posibilidad. Para muchos, AJ Styles no merecía estar en el territorio de desarrollo. Su solo nombre ya significaba una leyenda en la lucha libre profesional a pesar de no haber construido su nombre en WWE. El debate se hacía cada vez más grande sin siquiera saber si Styles terminaría llegando a la compañía. Aunque, vamos, era más que obvio.

Al parecer WWE pensaba igual. La llegada del ‘fenomenal’ se dio en Royal Rumble 2016. Su entrada como No. 3 a la batalla real para encarar al campeón de WWE en ese momento, Roman Reigns, es uno de los momentos más icónicos en la historia del evento.

AJ Styles en su regreso a WWE en Royal Rumble. 2016. Foto cortesía de WWE.

Después de la emoción

La euforia de la fanaticada rápidamente se convirtió en incertidumbre. ¿Sabrá WWE manejar a AJ Styles? ¿Estará en las posiciones altas de la cartelera? ¿Será alguna vez campeón mundial? Las dudas tenían fundamento. WWE se ganó la fama de no corresponder de la manera más adecuada a estrellas que llegaban como foráneos. Pero AJ Styles era diferente. No era cualquier estrella. Y se lo hizo saber a WWE en sus primeras apariciones. Con camino a WrestleMania 32 y con la falta de varias estrellas por una ola de lesiones, AJ Styles tuvo su primer gran prueba en el magno evento. Se enfrentaría a Chris Jericho, poca cosa. Su historia fue sólida y era una de las luchas más llamativas de la cartelera.

A pesar de no haberse llevado la victoria, demostró que era material de evento estelar. La gente lo conocía y, lo que era más importante, lo apoyaba. Los cánticos de ‘AJ Styles’ resonaban en cada arena y coliseo al que iba. Su calidad en el ring era innegable. Luego de dos luchas por el campeonato mundial de Reigns, le llegó una oportunidad que se le presenta solo a pocos elegidos recién llegados por esos años. Se enfrentaría a John Cena.

AJ Styles enfrentándose a Chris Jericho en WrestleMania 32. 2016. Foto cortesía de WWE.

Sus luchas con el ‘mejor de todos los tiempos’

Hizo su cambio a rudo en RAW y su primer combate ante Cena se confirmaría para Money in the Bank 2016. Con sus compañeros del Bullet Club, Karl Anderson y Luke Gallows (que también llegaron de NJPW el mismo año), formaron un stable que le haría cara al quince veces campeón antes de su lucha en Las Vegas, Nevada.

A pesar de que su presentación en Money in the Bank fue de gran calibre, no se compararía a la gran revancha que tuvieron en agosto en SummerSlam. Brooklyn recibiría a las más grandes estrellas en ese momento en SmackDown. Luego de un magnífico combate, AJ Styles consiguió lo impensable. Derrotó a John Cena en ‘la fiesta más grande del verano’.

El líder de la Cena-tion se despediría de Nueva York dejando su cinta de brazo en medio del ring.

AJ Styles enfrentándose a John Cena en SummerSlam. 2016. Foto cortesía de WWE.

Su primer campeonato mundial en WWE

2016 no se quedaría tranquilo para el fenomenal. Tendría la oportunidad de enfrentar al campeón de WWE, Dean Ambrose en Backlash. No iba a ser la primera oportunidad titular para AJ Styles ese año. Muy pocos creían que Styles derrotaría a Ambrose. Venía siendo uno de los personajes más queridos por los fans de WWE ese año.

El milagro ocurrió. Luego de veinticuatro minutos de acción, AJ Styles haría lo que muy pocos pueden decir que lograron. Ganó el campeonato mundial de WWE. Luego de aplicarle el Styles clash a Ambrose marcaría en el calendario (y en su piel) el 11 de septiembre de 2016.

AJ Styles luego de ganar su primer campeonato mundial en Backlash. 2016. Foto cortesía de WWE.

Una lucha más

John Cena no se quedaría con la derrota de SummerSlam. Retó a Styles a una lucha por el campeonato mundial de WWE en Royal Rumble 2017. A un año de la llegada del fenomenal a WWE, iba a luchar contra John Cena en el Alamadome de San Antonio, Texas por el campeonato más importante de la compañía.

Si su lucha en agosto fue una maravilla, la de Royal Rumble rozó la perfección. Una lección de como contar una historia en el ring. El público texano vibró cada minuto de la lucha. John Cena se haría con su, hasta ahora, último título mundial. Styles se ganó el respeto no solo de Cena, si no de la gente en las gradas y de todo el vestidor. Su leyenda culminó. A pesar de haber perdido el título, pasaría a la historia. Su nombre estaba en la lista de campeones. Pero no sería la última vez.

AJ Styles enfrentándose a John Cena en Royal Rumble. 2017. Foto cortesía de WWE.

Un año lleno de tropiezos

2017 sería un año tranquilo. Hasta noviembre. AJ Styles derrotaría a Jinder Mahal en SmackDown para convertirse nuevamente en campeón mundial de WWE. Esta vez su reinado sería más largo y recordado pero no por buenas razones. Pocos habían podido mantener un título por más de 365 días. Styles fue uno de ellos. Trabajó con muchos de sus antiguos compañeros en otras compañías. Se enfrentó a Shinsuke Nakamura en WrestleMania 34. Lastimosamente, a pesar de ser un buen combate, no llenó las expectativas del público que esperaban algo equivalente a su lucha en NJPW en 2016. A parte de no haberles dado el evento estelar del show, cosa que muchos puristas esperaban. Le seguirían varias revanchas igual de decepcionantes.

Shinsuke Nakamura y AJ Styles durante su combate en WrestleMania 34. 2018. Foto cortesía de WWE.

Avanzado 2018 se enfrentaría en varios combates a Samoa Joe. Joe y Styles ya lucharon antes juntos en TNA. A pesar de tener una buena historia detrás, las luchas nuevamente se quedaron cortas con respecto a lo que la gente sabía lo que ambos podían entregar.

AJ Styles vs. Samoa Joe en Hell in a Cell. 2018. Foto cortesía de WWE.

Cabe recalcar que WWE no pasaba por un buen momento a nivel creativo. A pesar de tener grandes talentos de talla mundial, les costaba mantener un ímpetu en sus historias. Esto afectaba a los combates que se sentían algo insípidos y poco importantes.

Styles perdería el título en el mismo escenario donde lo ganó. SmackDown en noviembre. Daniel Bryan empezaría a portar el campeonato mundial de cara a Survivor Series 2018 y WrestleMania 35.

Daniel Bryan luego de ganar el campeonato de WWE tras vencer a AJ Styles en SmackDown. 2018. Foto cortesía de WWE.

Un lugar cómodo para el fenomenal

Al estar casi todo 2018 siendo campeón, era momento de un respiro. Los próximos años serían tranquilidad para Styles. Ganaría el campeonato de los Estados Unidos en 2019 y el intercontinental en 2020. Reinados decentes con buenas luchas de por medio. Por ejemplo, su lucha ante Nakamura y Roderick Strong en Survivor Series 2019 y ante Daniel Bryan en SmackDown en 2020.

A pesar de alejarse de la zona titular, logró uno de los reconocimientos más importantes en la historia de la lucha libre. En WrestleMania 36 se enfrentaría a The Undertaker. en la ya clásica boneyard match. En la lucha Taker se llevaría la victoria. ¿Cuál es el reconocimiento? AJ Styles no es solo el último rival del fenómeno en WrestleMania, sino que es el último rival en toda su carrera.

The Undertaker y AJ Styles en las grabaciones de la boneyard match de WrestleMania 36. 2020. Foto cortesía de WWE.

Más y más títulos

En 2021 volvería a ganar un campeonato en WrestleMania. Se coronó campeón en parejas de RAW luego de derrotar a The New Day junto a su compañero Omos. Su reinado pasaría desapercibido por muchos fanáticos, en parte nuevamente por la debacle creativa que WWE atravesaba por esos años.

AJ Styles y Omos luego de ganar los campeonatos en pareja de RAW en WrestleMania 37. 2021. Foto cortesía de WWE.

2022 y 2023 serían años de capa caída para  AJ Styles en cuanto a reinados. A pesar de eso se mantuvo constante en las apariciones en televisión. En 2022 se enfrentó a Edge en WrestleMania 38. Fue uno de los combates más mediáticos de la época. El público apreciaba lo que significaba tener a esas dos leyendas del negocio enfrentadas. La historia sufrió de incoherencia al cambiar el personaje de Edge a una especia de ‘ente sobrenatural’ y creador del stable The Judgment Day (afortunadamente The Judgment Day evolucionó para bien).

Edge vs. AJ Styles en WrestleMania 38. 2022. Foto cortesía de WWE.

La actualidad del fenomenal

Styles se perdería la edición treinta y nueve de la vitrina de los inmortales. Siendo esta la primera vez que no tiene un combate en WrestleMania desde su llegada a WWE. 2023 vería a AJ Styles estar alejado de televisión por varios meses. Tuvo la oportunidad de ser el primer campeón mundial pesado en Night of Champions. Fue derrotado por Seth Rollins quien se coronaría campeón inaugural en Arabia Saudí.

Seth Rollins enfrentándose a AJ Styles en Night Of Champions. 2023. Foto cortesía de WWE.

Con Roman Reigns ahora como el jefe tribal, muchos soñaron con una lucha entre ambos. No son los mismos desde su última lucha en titular en 2016. En 2023 el fenomenal regresaría renovado y dispuesto a buscar esa oportunidad contra Reigns. Esta llego junto a otros dos luchadores. Randy Orton y LA Knight se unirán al fenomenal en una faltal 4-way por el campeonato indiscutible universal de WWE en Royal Rumble 2024. Esto marca la primera oportunidad titular de Styles en años.

El futuro de un fenomenal

Han sido ocho años de grandezas y bajezas. No cabe duda que AJ Styles es un nombre que quedará para siempre en los libros de historia de WWE. Con dos reinados con el campeonato mundial, AJ Styles es de los pocos en ser reconocido como un campeón grand slam. Con 46 años, hay que reconocer que llegó un poco tarde a WWE. Puede que nos quede poco tiempo para seguir disfrutándolo en el ring. Pero esto no significa que no haya podido construir una prolífica carrera en el único lugar que no había conquistado antes. Con muchos ‘peros’ detrás y malas experiencias de varios de sus compañeros, Allen Jones decidió embarcarse a una gran aventura. Su esfuerzo es influencia en muchos dentro y fuera del negocio. No cabe duda que jamás habrá otro ‘fenomenal’ AJ Styles.

Si quieres saber qué opina Mark Henry de la carrera de AJ Styles puedes dar clic aquí.

 

Tendencia