Connect with us

WWE

El accidentado reinado de Chelsea Green

Chelsea Green cuenta cómo fue su accidentada experiencia como campeona de parejas WWE.

Published

on

Accidentado sería el verbo más apropiado para definir el reinado de Chelsea Green en la división por parejas femenil de la WWE.

Tal vez sus 154 días como campeona sean más recordados por añadirle al mito de que el campeonato está maldito, que por sus luchas.

Recordemos que inicialmente Green fue emparejada con Carmella, ambas separaron caminos cuando la segunda quedó en embarazo. Luego, formó dupla con Sonya Deville, con quien se coronó Campeona de la división de parejas WWE, pero, Deville fue dada de baja por lesión.

En este punto del relato no es de extrañar que le pregunten sobre la supuesta maldición que tienen las correas, puesto que a veces sus portadoras se lesionan como Deville o Liv Morgan o se van de la compañía como Ronda Rousey, Naomi o Sasha Banks.

► ¿Alguien quiere pensar en Chelsea Green? 

 

Pues bien, Green contó para Love Wrestling lo que fue para ella la accidentada anécdota de ser titular de la división de parejas femenil.

Empecemos por lo que dijo de Deville:

“No sabíamos realmente cómo encajábamos. Sabíamos que teníamos que hacerlo funcionar, simplemente no sabíamos cómo. Después de que Sonya se lesionara, lo cual fue tan desgarrador, definitivamente para ella, pero también para mí porque me había acercado mucho a ella y se había convertido en una muy buena amiga”.

Aquí es cuando entró Piper Niven a cubrir la baja de Deville y ambas reinaron en la división por parejas femenil de WWE. Aquí están las palabras que le dedicó:

“Luego, avanzando y sin saber con quién iba a estar, finalmente me dijeron que iba a estar con Piper. Lo que mucha gente no sabe es que en realidad viví en Japón con Piper y luchamos juntas en STARDOM. Así que teníamos historia, ya teníamos una amistad. Por eso fue, de hecho, de las tres [Carmella, Deville y Niven], con la que probablemente fue la más fácil de adaptarme. Sin embargo, sabes, no somos la misma luchadora, no somos la misma persona. Eso es algo que puedes notar día tras día en el cuadrilátero y que estamos tratando de mejorar. Quiero decir, incluso en Des Moines, Iowa, como que no estábamos en la misma sintonía. Puede que hayamos perdido los títulos, pero no significa que no los vayamos a recuperar. ¿Quién sabe? Tal vez, yendo al Royal Rumble de este año, ahora tengo un respaldo en Piper que podría tener un papel importante. No lo sé, dependiendo de en qué posición estemos”.

 

La actuales monarcas de la división femenil de WWE son Katana Chance y Kayden Carter, pero, aún así, Green y Niven no parece que quieran dejar las cosas así.

Tendencia