Connect with us

Mundo Del Wrestling

The Iron Claw: Visión del Fanático

Published

on

A24, FW

The Iron Claw se estrenó el año pasado en Estados Unidos pero no llegó si no hasta marzo a países de habla hispana. Una de las historias más conmovedoras como trágicas que me ha tocado ver en un cine. Más siendo un fanático de lucha libre y conociendo la historia de la dinastía Von Erich. Esta es una opinión totalmente personal (@elalepalacios).

Primero un poco de contexto. Los Von Erich deben ser considerados como una de las familias más influyentes en la historia de la lucha libre. Su dinastía ha traspasado generaciones. A su patriarca, Fritz Von Erich, le debemos la World Class Championship Wrestling. El que debe ser el territorio más importante de Texas durante la era de dominio de la NWA. A la vez, su maldición no es desconocida para los amantes de la historia del deporte. Fritz Von Erich tuvo seis hijos, solo sobrevive uno. Los otros cinco fallecieron de manera trágica, cuatro de ellos en un lapso de diez años.

Jack, Kevin y David Von Erich

Jack murió con apenas seis años en 1959, mientras jugaba pisó accidentalmente la lengua de un remolque lo que lo electrocutó. El shock lo desmayó de cara hacia la nieve que se derretía ahogándolo. Kevin es el segundo hijo, el único de los seis que sobrevive. David fue el tercer hermano.  Mejor conocido como la rosa amarilla texana. Falleció en 1984 durante una gira en Japón. Los reportes oficiales rezan una perforación de intestino, sin embargo, hasta ahora se habla de una posible sobredosis. En 1978 tuvo una hija quien falleció a los pocos días de nacer, esto causó el divorcio de David.

Kerry Von Erich

Kerry fue el cuarto hermano y el último en fallecer. Fue conocido como el Tornado de Texas. Es el único de los hermanos Von Erich que llegó a WWE, incluso fue campeón intercontinental. Se disparó en el corazón en 1993 luego de varios años siendo adicto a los depresivos y tranquilizantes. Perdió su pie en un accidente de motociclismo. A pesar de eso siguió luchando ocultando su condición. Antes de morir le había comentado a Bret Hart que “sus hermanos le estaban llamando”.

Mike Von Erich

Mike fue el quinto. Su verdadera vocación era la producción. Adoraba estar detrás de cámaras a pesar de la insistencia de Fritz de volverse luchador profesional luego de la muerte de David. Durante una gira en Israel sufrió una lesión en el hombro que requirió cirugía. Durante la intervención sufrió un shock tóxico lo que le provocó daño cerebral. A pesar de eso, intentó volver a los cuadriláteros sin éxito. Fue arrestado en 1987 por posesión de marihuana. Al salir de prisión tomó una cantidad excesiva de tranquilizantes y alcohol. Estuvo desaparecido alrededor de cinco días. Fue encontrado el 12 de abril. Su fecha de muerte es inexacta.

Chris Von Erich

El último hermano es Chris. Su historia no se cuenta en The Iron Claw, aunque varios rasgos de él fueron añadidos a Mike. Amaba la lucha libre pero siempre estuvo propenso a lesiones y su físico no le favorecía. Al no conseguir el éxito de sus hermanos mayores se frustró y sufrió depresión. También se volvió adicto a ciertas sustancias. En 1991 se disparó en la cabeza luego de hablar con Kevin y su madre quienes trataron de persuadirlo. En su cuerpo se encontraron restos de cocaína.

The Iron Claw: la trágica belleza en la lucha libre

Sean Durkin abarca una historia muy complicada. Un drama familiar que tiene una misión imposible que, sin embargo, cumple con creces. Hace que te encariñes con los personajes la primera mitad de la película, para luego lanzarte las muertes como dagas al corazón. La actuación de Zac Efron es convincente y emotiva. Se cree a sí mismo Kevin Von Erich. El hermano que tuvo que soportar la muerte de su familia.

Pero el drama no es lo único que la película sabe sobrellevar. El respeto hacia el deporte está presente en cada momento. Cuando el personaje de Lily James, Pam, abarca a Kevin diciéndole que la lucha libre es falsa, su respuesta es majestuosa. Llegas a la cima por tu talento, por tu conexión con los fans, los promotores te premian dándote la gloria que mereces. Es increíble como en poco más de dos horas pueden dejar en claro todo lo que quiere abarcar, el drama, el deporte, el respeto, la familia…

Para alguien que es ajeno a la historia de los Von Erich, la película no deja indiferente a nadie. Para el que la conoce, golpea mucho más fuerte. Teniendo grandes referencias a la gloria de la lucha libre ochentera. Aparece Harley Race, Ric Flair, WCCW, mencionan a WWF y varios campeonatos prestigiosos de la época. No cabe duda que, desde The Wrestler, la película de 2009, no hubo una película que abarque tan bien el wrestling como The Iron Claw.

Una producción nostálgica

Los apartados de producción igualmente son maravillosos. La fotografía es nostálgica, con una diseño que te transporta a la época, a la calma y angustia que se respiraba en el rancho Von Erich. La familia termina con una especie de redención, escapando de la maldición. Kevin puede sobrellevar la muerte de sus hermanos por sus hijos. Se muestran como el arco de superación del personaje. Algo que igualmente pasó en la vida real. En 2009 los Von Erich fueron inducidos al salón de la fama de WWE.

Tendencia